A todo el mundo le gusta irse de viaje y desconectar en verano, pero a veces el mantenimiento de nuestra piscina nos provoca problemas a la hora de volver tras unos días fuera.

Una opción sería contratar un profesional o alguien con conocimientos para su cuidado, pero si te atreves, nosotros te ayudaremos a mantenerla sin ningún tipo de ayuda… 😉

 

Hay diferentes alternativas para ello.

 

Usar cubiertas para piscinas.

 

Usar una cubierta de cualquier tipo puede ser muy útil para evitar que caigan hojas, césped y similares que puedan generar suciedad o la aparición de algas en tu piscina.

En el caso de no tener ningún tipo de cubierta, deberías tapar los cestos de los skimmers con algún tipo de malla para evitar el taponamiento de éstos y que se dañen los motores.

 

Utilizar un robot por impulsión.

 

En el caso de disponer de un robot por impulsión (o limpiafondos por impulsión) este nos puede ser útil ya que si lo dejamos conectado y se llena, no se dañará. Lo único que puede suceder es que su funcionamiento será menos eficiente.

Si no dispones de este tipo de robot, será mejor no utilizarlo ya que lo único que conseguiremos será estropearlo.

 

Cómo tratar el agua.

 

Para asegurarnos de que el agua no está turbia o con algas cuando volvamos de viaje, debemos asegurarnos y preparar nuestra piscina de la mejor manera posible.

Una manera de conseguir esto sería hacer una cloración de choque añadiendo cloro en los skimmers.

Como prevención, también podemos echar algicida para evitar la aparición de algas.

Si dispones de un sistema automático para controlar los parámetros lo idóneo sería dejar los depósitos llenos para que funcione correctamente mientras estamos ausentes.

 

Regular el pH.

 

Los niveles correctos de pH están entre 7,2 y 7,6. Si queremos mantener el agua de nuestra piscina limpia y libre de microorganismos debemos mantener los niveles de pH entre 7,0 y 7,4 para que no aparezcan algas cuando volvamos de nuestra salida.

Este agua no será apta para el baño ya que puede generar escozor de ojos y otros efectos secundarios debido a los niveles de acidez tal altos, pero al estar fuera de casa no habrá ningún problema.

En el caso de disponer de un regulador de pH automático no tendrás que preocuparte por esto.

 

Esperamos que estas indicaciones te hayan sido de ayuda para saber qué hacer cuando te vas de viaje y dejas la piscina sola.

Si quieres seguir informado de manera más directa y ser respondido a dudas que te surjan, descarga nuestra App Safepool 365. Es totalmente gratuita.