En estos últimos años las temperaturas han aumentado respecto a los anteriores y esto puede afectar a los cuidados y al mantenimiento de tu piscina. Durante este periodo más cálido nuestra piscina nos dará más problemas a la hora de realizar determinados cuidados.

 

Consecuencias de las altas temperaturas

Evaporación del agua de la piscina:

La principal consecuencia es la evaporación del agua debido a las altas temperaturas y a las olas de calor. Esto supone un mayor consumo de agua y por lo tanto un aumento en los gastos para reponer los recursos perdidos.

 

Alteración del pH en el agua:

Cuando las temperaturas son muy elevadas, el pH se ve afectado en sus condiciones de salubridad y así también la seguridad de los bañistas. El nivel normal de pH se encuentra entre 7,2 y 7,6 el cual varía afectando a la acidez del agua y a la alcalinidad.

Si estos datos varían de sus índices de normalidad pueden afectar a nuestra salud y a la de los bañistas por la irritación ocular o la irritación de piel. Asimismo se altera la calidad del agua incrementando la probabilidad de aparición de microorganismos y algas en nuestra piscina.

 

Ineficiencia de los desinfectantes de las piscinas:

Una vez se hayan alterado los niveles de pH, los productos que utilices para desinfectar tu piscina perderán eficiencia y te verás obligado a utilizarlos más frecuentemente y a invertir una gran cantidad de dinero en nuevos productos químicos y al uso de energía debido al aumento de limpieza de tu piscina, la duración del filtrado y la depuración.

 

Qué precauciones básicas tomar en tu piscina en una ola de calor

Las piscinas son una gran herramienta a favor en la lucha contra el calor pero estas deben ser reguladas diariamente y con más importancia aún en días de mucho calor como los que estamos viviendo en estos veranos.

Para evitar la aparición de algas y microorganismos tan solo tenemos que regular los niveles de pH de nuestra piscina y observar que no varían de 7,2-7,6.

 

Qué tengo que hacer en el caso de que haya algas y el agua esté turbia

En este caso tendríamos que realizar un tratamiento de choque. Para realizar esto tendremos que seguir varios pasos:

  1. Antes de iniciar el tratamiento limpia completamente las paredes de la piscina y el suelo con un cepillo para que tenga una mayor efectividad.
  2. Comprueba que los niveles de pH son correctos (Entre 7,2 y 7,6) ya que si no son los idóneos no podremos realizar el tratamiento de choque.
  3. Tendremos que revisar el sistema de filtración y comprobar que todo está en orden y funciona correctamente, límpialo si es necesario y ajusta la válvula para que esté en funcionamiento 24 horas.
  4. El tratamiento de choque se realiza con cloro de acción rápida (dicloro) y al ser agresivo tienes que seguir una serie de pautas a la hora de aplicarlo.
  5. Tendrás que vertir cloro u otro desinfectante en una cantidad mayor de lo habitual, en este caso, entre dos y cuatro veces más de la cantidad habitual que echas.
  6. Espera 24 horas y revisa de tanto en tanto la bomba porque es posible que haya algas en el motor y haya que quitarlas.
  7. Una vez ya no haya algas pasa el limpiafondos por tu piscina para eliminar cualquier resto de alga que pueda haber quedado, ya que si no las eliminas completamente estas se volverán a reproducir.
  8. Por último lava el filtro para asegurarte de que no quedan restos de algas en tu piscina.

 

Esperamos que estas recomendaciones hayan sido útiles y que te sirvan de ayuda para saber qué hacer cuando hay un aumento de temperaturas en tu piscina. También puedes  descargar nuestra App Safepool 365 en la que te ayudamos de una manera más directa y respondiendo tus dudas.