Si hace poco que has instalado una piscina en tu hogar, o tienes pensado colocar una de cara al verano, seguramente tendrás muchas dudas en lo que a su mantenimiento se refiere. Con nuestra app SafePool365 queremos facilitarte las cosas, y hoy queremos dar respuesta a una pregunta que seguramente ya te habrás planteado. ¿Cómo debo actuar si el agua de la piscina se pone verde?

Un fenómeno muy habitual: aparecen las algas

Cuando el agua de la piscina toma un color verdoso, significa normalmente que están creciendo algas en ella, y las paredes suelen volverse resbaladizas y viscosas. La aparición de las algas en la piscina puede deberse a varios factores:

  • Hay un problema con el sistema utilizado para el tratamiento del agua, o con el sistema de filtración.
  • Estamos haciendo un mal mantenimiento de la piscina.
  • El agua está demasiado caliente.

El primer paso a seguir en cuanto se detecta que están creciendo algas en la piscina, es dejar de utilizarla. Esto se debe a que, el aumento de las algas, suele ir acompañado de un incremento en el número de bacterias, por lo que puede llegar a ser peligroso para la salud bañarse en ella.

Consejos para eliminar las algas de la piscina

Para tratar de eliminar las algas de la piscina y que se quite ese color verde tan característico, la clave está en comenzar por hacer una revisión y corrección del nivel del pH del agua. Si está demasiado alto (por encima del 7,6), los tratamientos no funcionarán de forma adecuada.

Por otra parte, si utilizas tabletas estabilizadas de color para tu piscina, deberás asegurarte de que el nivel del estabilizador no sea excesivamente alto (más de 50 ppm). Si esto ocurre, la acción del cloro se bloquea, y es necesario vaciar hasta un tercio o una cuarta parte del agua de la piscina.

El siguiente paso es poner la depuradora para filtrar el agua, que en función de la cantidad de algas, puede estar encendida entre 24 y 48 horas. Durante esta acción, en el momento en el que se puedan ver claramente en la piscina el fondo y los laterales, será necesario cepillar de forma manual aquellas zonas en las que haya presencia de algas.

Una vez hecho todo esto, si todavía está el agua turbia, lo más adecuado es hacer un tratamiento de choque, añadiendo cloro en la piscina con el sistema de filtración en funcionamiento para eliminar aquellas algas que están aún en el agua. De esta forma, quedarán en el fondo los residuos y el agua podrá verse más clara. El siguiente paso, sería aspirar el fondo de forma manual y retirar las impurezas de la superficie con la depuradora en funcionamiento, para que estas sean aspiradas a través de los skimmers.

Si la propagación de las algas está demasiado avanzada, puedes, además de hacer todo lo anterior, añadir un alguicida al agua para destruirlas.

Claves para prevenir la aparición de algas

Una de las cosas que debemos tener presentes para evitar que el agua se ponga verde en la piscina es, que, durante el verano el agua suele tener una temperatura más elevada, por lo que será clave poner la depuradora durante más tiempo cada día. Esto ayudará a que el agua se mantenga clara.

Además, mantener las condiciones adecuadas en la piscina es fundamental para evitar la aparición y desarrollo de algas en el agua. Por eso, será esencial estar atentos al pH del agua, que debe estar siempre entre un 7 y un 7,6; utilizar desinfectantes, asegurándose siempre de que se manejan las dosis adecuadas; hacer un tratamiento antialgas al menos dos veces al mes; y limpiar la piscina de forma habitual.

Con todo esto, ya tienes muchas dudas resueltas sobre cómo actuar cuando el agua de la piscina se pone verde. Si necesitas más respuestas en relación al mantenimiento de la piscina de tu hogar, puedes descargar nuestra aplicación SafePool365, donde ofrecemos todo tipo de información al respecto.